sábado, 8 de noviembre de 2014

PACLLÓN VIGILADO POR SUS APUS TUTELARES

RAS TRAS TRAS EN PACLLÓN


Por Don Bernacho

“Pacllón el Primer Distrito Ecológico y Turístico de la Provincia de Bolognesi”

“Una Perla Escondida en la Cordillera de Huayhuash”                                                                                                                                               
Reza una inscripción en la modernizada plaza del Pueblo.                                                                      Al distrito de Pacllón se puede llegar en cualquier época del año, en la actualidad cuenta con facilidades de medios de transportes, especialmente el gobierno local se encarga de este servicio; también se puede utilizar de movilidad familiar. Desde la capital provincial dista 25 Kms. Aproximadamente.

La capital del distrito, que lleva el mismo nombre, se encuentra rodeado de imponentes macizos como el Santa Cruz, Huancarpon y el vasto farallón de Sumpun, cual apus tutelares vigilan permanentemente al pueblo y además, la blanca imagen de su nevado Yerupajá hace que esta joya sea visible desde cualquier horizonte e inclusive desde las aeronaves que  transitan desde la Ciudad Capital hacia el oriente peruano y viciversa que efectivamente se confirma que se encuentra ubicado en el seno de la Cordillera de Huayhuash.

El pueblo de Pacllón, como cualquier pueblo andino de la región, tiene características importantes que resaltan ante el arribo de todo visitante, tales como la estructura arquitectónica colonial de la iglesia matriz y la torre, cuyo tañer de sus campanas se escucha en la lontananza. Importantes restos arqueológicos asentados por sus inmediaciones que siguen guardando celosamente los misterios de una civilización milenaria, y además, una vasta verde campiña donde resaltan los sembríos de productos de pan llevar de los pobladores. Por otro lado, cuyas casas de adobe y madera con techo de tejas albergan calor de hogar familiar y amistad a todo forastero que se anima a visitar; a menudo por sus calles estrechas nos topamos sólo con animales domésticos que deambulan por el pueblo, mientras que sus pobladores se encuentran cumpliendo tareas en el campo.

Desde tiempos inmemoriales, cada 24 de agosto, el distrito de Pacllón se vista de gala con motivo de las festividades en homenaje a San Bartolomé, santo patrono y protector del pueblo. Los bailarines y danzantes exaltados de algarabía y entrelazados entre ellos recorren las calles en adhesión y simpatía a las festividades, amenizados por la banda de músicos del pueblo, previamente estimulados y contagiados por la mezcla de licor ingerido.

Para la ocasión los varones se visten impecablemente con lo mejor de su ropaje, a fin de frecuentar las cantinas del barrio a fin de dar bienvenida y parlotear con los recién llegados, compartiendo entre ellos el “Chinguirito”, licor casero que resulta de la combinación de  aguardiente con hierbas medicinales de la zona. Las mujeres van presurosas por las calles luciendo sus vestidos de percala multicolor y sombrero de palma adornadas con cintas y flores coloridas, preocupadas del almuerzo familiar; mientras que los niños entusiasmados corren por las polvorientas calles tras las comparsas que se dirigen a la visita protocolar de las autoridades y personalidades sin advertir las estruendosas detonaciones de las bombardas y avellanas que surcan el azul cielo del pueblo. También participa en las festividades el único raspadillero que ha llegado al pueblo.

Es tradicional en el pueblo, durante el auge de la fiesta, los funcionarios de las celebridades ofrecer banquetes a toda la comunidad, especialmente a los visitantes, ofreciéndoles el denominado “caldo fiesta” y el “locro de cuy”, acompañado de abundante cancha de maíz, papa sancochada, rocoto molido y la chicha de jora, a fin de recuperar las energías tras el desvelo y el baile vespertino ejecutados. La plaza del pueblo se convierte en escenario de baile popular donde participan hombres y mujeres, jóvenes y adultos , especialmente los propios y extraños, hasta las últimas consecuencias durante la vigencia de la fiesta.
Recomiendo a los visitantes, al finalizar los festejos en el pueblo, prolongar su travesía en participar en un turismo vivencial que consiste en visitar las zonas arqueológicas de Rara Punta, Macar, Pinta, Sunta  Huillca, Rayoratanan, entre otras, ubicadas a inmediaciones del pueblo.

Sería significativo y placentero pernoctar en viviendas familiares, allí no hay lujo ni tecnología de punta, sólo calor de hogar y simpatía de sus moradores. La comodidad se encuentra  en las sonrisas de sus anfitriones, con quienes se compartirán la mesa familiar, donde se ofrecerán alimentos cotidianos como la cancha, papa, oca y queso, especialmente el “papacashqui” y la “lahuita”. También se puede participar en las labores  cotidianas como el recojo de leña para la fogata, en el riego de la parcela, en el pastoreo de los “Huachis” (cordero desmamantado) e inclusive en probar suerte con una carnada y cordel en el rio de Achin.

Como corolario del periplo realizar un viaje a la Cordillera de Huayhuash, actualmente zona declarada Area de Conservación Privada-PACLLON, para admirar su belleza paisajística y la biodiversidad existente en dicha  ACP y aprovechar para agradecer a la Mamapacha, en el lugar denominado Bacilio Jircan, mediante el inefable pago a los apus y a la tierra.


ÁLBUM FOTOGRÁFICO 
RECUERDO DE LA FIESTA PATRONAL 
24 AGOSTO 2014    

PARTE I